martes, 31 de diciembre de 2013

22. Palabras terminadas en -ble. La jaca de Neutrex. Ser adulto hoy. Patatica for no reason.


Pensamiento 1. La persona que fuimos.

¿se parece bastante a la que somos? No lo sé. En cualquier caso, creo que me gusta la persona que fui y me gusta que en cierto modo esas sean mis credenciales para el presente. Que me acompañe y que me recuerde qué es lo que me importa de la vida, siempre, desde un no-tiempo y no-lugar, desde lo más profundo y como una guía turística de mi propia existencia. 

Que, sobre todo, me impida convertirme en un ser inerte demasiado preocupado por ser adulto. Porque no soy partícipe de colocar un muro de cemento entre el pasado y el presente. Al fin y al cabo, lo que hicimos y vivimos nos ha hecho lo que somos hoy, y los límites son difusos y las cosas más interesantes ocurren en la frontera (algo que dijo mi amado Bajtín). 

Y esto es una patatica de la obviedad.

Pasado, presente, futuro. El espacio y el tiempo están, en realidad, unificados, cada nuevo día es un pegote más que añadimos a la montañita de lo que somos, que es como un aleph, pero sin las cartas de Beatriz Viterbo. No hay por qué dejar que el pasado nos torture, pero sí que deberíamos coger lo bueno de él, recordarlo, encauzarlo para que nos permita avanzar y no estancarnos en un punto muerto de inacción como Suiza en una guerra mundial.

Espera, porque por un momento me he parecido uno de esos que van de gurús y he sentido urticaria. O sea, que no suene así ¿vale? Cuando leas esto, tú, imagina que lo estoy diciendo mientras te amenazo y que no llevo bata blanca ni poncho ni nada que use Rappel. Por favor, esto es necesario.

Vale.

Si cierro los ojos y pienso en la persona que fuimos, me viene una sensación que parece decirme que lo bueno y lo malo, los detalles que recuerdo y los que no, tooodo eso (que es mucho), agitado en una coctelera puede convertirse en un cóctel llamado... "me siento parte de algo que nació un día indeterminado y que me hizo conectar de manera irreversible contigo". Hasta la fecha. Y hasta siempre. Nos veamos o no. Estemos en una punta o en la otra. Muy cerca o muy lejos. Queramos o no. Eso da igual. Y eso lo siento hoy, pero también lo sentí ayer, cuando éramos la persona que fuimos y no la persona que somos.

Y eso es lo que se me queda y con eso es con lo que me quedo y eso es lo que me vale. Una conexión pura, irreversible, interminable inexplicable... (vale, ya no se me ocurren más palabras terminadas en -ble) que nace de lo más profundo de lo que soy (y esto es quizás lo más importante). Darle más vueltas o pensar que es malo es tristísimo. Y no lo pienso hacer.



Pensamiento 2. La persona que somos.

La persona que somos sabe eso. Y lo recuerda hoy, en su presente. Por respeto a la persona que fuimos, supongo, pero también porque no puede olvidarlo. Pero ya es otra persona, ¡pero también es la misma!. 

Ahora vive en otra nueva estación: la "adulta"(me ha vuelto la urticaria). Oh, Dios sí. Intentando rascar cosas que merezcan la pena en un espacio cada vez más estrecho y menos propenso a...al desastre sí, pero también a la pasión y...a la vida, en general. 

Hacerse adulto (bueno, qué digo, SER adulto) está jodido si no sabes cómo hacerlo. Si te olvidas de "rascar" y entras en la tónica de "ay, mira tó lo que tengo que hacer. Ay, mira cómo soy de adulto", estarás perdida para siempre. Yo he tenido que darme el pésame simbólico ante muchas personas que antes eran la sal de la vida y ahora son un zapatico en deconstrucción. Nada que aportar. Nada que decir. Nada que vivir. Encefalograma plano. Y cuando me he visto rozando eso o, directamente, lanzada a la piscina de la "adultofilia", he sentido un vacío extremo en el pecho, una sensación gélida de "nena, gira que no es por aquí". Incluso he llegado a pensar que crecer era eso. La tristeza, la inmundicia de una vida pensada en números. Más miedos (todos los miedos) y atreverte a hacer menos cosas. Pensarlo mucho todo. Creer que no es conveniente VIVIR. Recular a tiempo. Construir una buena torre defensiva. Tener una lista de pros más pequeña que la de los contras y en general, llevar una filosofía de "Virgencita, que me quede como estoy".

Creo que yo hacía antes infinitas mil cosas más que ahora, sin pensar demasiado, porque no tenía miedo ni un listón de excusas ni la presión de que un adulto tiene que estar a otras cosas que son jodidamente más importantes que vivir. 

Así que me gusta cuando aparece algo de lo que soy, por sorpresa, un día cualquiera, algo de lo que fui y de lo que seré, y me transporta al lugar en el que quiero estar (en el que siempre he querido estar). Que no está en el pasado, ni en el futuro con la jaca de Neutrex. Está en el lugar donde las prioridades son otras y el miedo es chichinabo.

Donde estás tú siento tú. Y ella. Y él. Y shuprimo y shurmano.

Y, por supuesto, estoy yo.

(continuará...)


lunes, 30 de diciembre de 2013

21. Punticos. (Elle Belga+Fuguet+hola-no-tengo-internet+humo+Huxley+el pavo de South Park+copiotas)

Es obvio que le atraigo. Pero también le repelo. Y viceversa. Por eso somos el uno para el otro y por eso no pasa nada.
— Mala onda. Alberto Fuguet (via gimmethatpunkx)


Pensamiento 1. Ay, ¡pero si yo venía hoy a hablar de mi libro otra cosa!

Venía a hablar de lo maravilloso que es Alberto Fuguet y del paseo en coche con un amigo (O.) al que hacía mil que no veía y también de ser "uno para el otro" de alguien y de Schumacher.

Son las ocho y media de la mañana y aún no me he acostado. O sea, veo puntitos, ¿vale? Eso quiere decir que si no he escrito bien Schumacher es claramente perdonable.

Pensamiento 2. Bueno, antes de nada...y a pesar de los puntitos. Ya queda poco para que vuelva a mi estado natural de hola-no-tengo-internet (falta un poco más que ayer gracias a que vuelvo a Granada con media Islandia, y coordinar eso entraña serios problemas de logística). Me había acostumbrado a escribir en el blog todos los días, pero volveré a mi libreta hasta nueva orden (hoy justo acabo una Moleskine que empecé ahí tó bonica y ahora la tengo que parece que me la he encontrado en una piscifactoria de cría controlada de truchas)

Pensamiento 3.  A lo que yo iba: Podías probar, alguna vez, a ser un poquito más original, a "crear" algo que salga de ti. (porque crear es eso, ¿sabes?)

Vamos, digo yo, como propósito de Año Nuevo yo veo fantástico. Que por algo te haces llamar ARTISTA, así con todas las letras y en neón.

Es que copiar está feo, es que encima te sale mal, así, falsete, feuscón.

Y, como creo que lo mismo es mucho pedir, me conformaría con que dejes de molestar con tu humo. (y cuando digo humo me refiero a tus asombrosas "creaciones" que se ven más o menos así: humo)

Qué cansinismo, de verdad.

Pensamiento 4. Mis amigos, he dicho que los amo, ¿no? Bueno, pues cuando se ponen ahí a recomendarse música de ascensores, yo mientras urdo mi venganza. Llegaremos a Granada y pondré lo más punk que tenga. 



(aún así, voy a poner lo más lento que encuentre en una búsqueda rápida en mi repertorio en homenaje a ellos, y a leer a Aldous Huxley y sus teorías (volaeras, mejor dicho) de la Percepción hasta que hinque la cabeza como el pavo de Timmy de South Park.

Pixel-art



domingo, 29 de diciembre de 2013

20. ¿A qué juegas? Era de verdad. (¡qué fuerte!) - Ellos

- ¿a qué juegas?
- A ignorarte, pero voy perdiendo.
(vía asdfghjkaryna) 


Pensamiento 1. Más o menos esto puede resumir lo que fue nuestra conversación. Jugar a ignorar a alguien se me da fatal, sufro mucho y, cuando lo hago es porque no hay ninguna otra opción a seguir.

Y ella, que no juega en absoluto, viene y pregunta, para luego poner gesto de ahá, o de ahmmmm, o de Mira, es que solo preguntaba por protocolo. Y luego, luego sigue pasando de mí, como antes, durante y después.

Porque ella no jugaba a ignorar.
Ella me estaba olvidando de verdad.

Pensamiento 2. ¡Sazonemos esto con una canción histriónica!




Hace ya un mes que no me ves
y hace más tiempo que no te echo en falta.

Y puedo apostar a que volverás,
me juego todo, enséñame tus cartas.

Te aviso,
esto ha pasado ya,
lo he visto.

Pero has escrito esta Navidad
para decirme que no volverás.

Yo que pensaba que era una farsa,
que era un engaño, una comparsa,
y resultaba que era de verdad,
¡qué fuerte!, ¡qué fuerte!.

Era mejor cuando al final
de discutir nunca pasaba nada, no.

Cuando después de todo el percal
yo me reía y todo se arreglaba.

Me han dicho
que no te espere más,
y sigo.

Pero has escrito esta Navidad
para decirme que no volverás.

Yo que pensaba que era una farsa
que era un engaño, una comparsa,
y resultaba que era de verdad,
¡qué fuerte!, ¡qué fuerte!.

Te necesito, te necesito,
te necesito, te necesito.

Alguien me ha dicho que esta Navidad
vas a cambiar de código postal,
que en otra casa y con otro hombre
por fin olvidarás mi nombre.
Nunca pensé que fuese de verdad.
¡Qué fuerte!, ¡qué fuerte!.

sábado, 28 de diciembre de 2013

19. A salvo de las opciones de volvernos a cruzar. (Pandelirios+Kill the hippies+Los Planetas+Maga+quien-no-está-conforme-con-nuestra-idea+Brasero y tormenta)



Pensamiento 1. Ella y yo vs. él.

Esto suele ocurrir, pero no porque nos molestemos o algo. Es porque nos gusta, nos gusta pensar diferente y escuchar atentamente las ideas de quien no está conforme con nuestra idea. Quizá por mero sadomasoquismo.

Y normalmente quien-no-está-conforme-con-nuestra-idea suelo ser yo, que soy la única que no oigo música de ascensores.

Quizá por mero sadomasoquismo.

Pero una de cada 19, es él. Y mira, hoy tocaba.

Pensamiento 2. Jose vs. yo.

Miramos por la ventana. Me señala hacia el horizonte.

-Es que te tienes que reconciliar con "esto". (yo miro su dedo y espera a que lo mire para hacerme una señal de que observe un punto indeterminado en el infinito, al que se refiere) Te produce eso porque no estás reconciliada, no lo miras desde una perspectiva reconciliadora.

Él. Estudió psicología antes de volarse y los demás pues lo sufrimos así en modo random.

Ella niega con la cabeza y fuma.

-Es que eso ya lo hice, no tiene nada que aportarme este lugar.

- ¿no te sientes David contra Goliath? - me intenta convencer. (Un Epic Fail) 

-Es el aire, son las miradas, es la arrogancia de quien se cree que es lo más y en realidad está en el culo del mundo.

-A mí me daría algo. - dice ella.

- Pues a mí no me ha dado. - dice él.

- Porque es tu única opción. - digo yo.

Este lugar. Este lugar y yo somos dos desconocidos ya. Y siempre hablo bien de él, y guardo buenos recuerdos, bellos otoños, conste. Pero no es la playa, y tampoco la ciudad que conquistas paseando, perdida sin tiempo subiendo la cuesta del Albayzin.

Es que esta ciudad nunca me dejó ganar.

Y me dejó arrastrar en pandelirios,  flotando en líquido 
me hago el muerto en el sofá.
Recuerdo bien que ayer casi no me afectaba,
pero a partir de hoy 
no quiero saber nada 
de lo que sucedió, de lo que se apartaba
esa reconstrucción de lo que antes pasaba,
quiero salir de aquí, la quiero bien trazada, 
la quiero bien atada, con una letra clara.

Tengo preparado el equipaje para mi nuevo viaje, 
solamente decirte adiós.


Pensamiento 3. Y, ya que lo mencionas...



Kill the hippies!

Pensamiento 4. Ella y él + yo.


Yo - El brasero es peor que la agorafobia y el Crohn  juntos. Es que no conozco a nadie que no se haga babucha conforme se sienta. Estaba superactiva hasta que me he dejado llevar por su calor como Ulises por los cantos de sirena. Mira, creo que no voy a hacer más analogías porque tampoco sois tontos.


Ella- El brasero es un invento diabólico que además sólo existe en Linares. En todas las casas de Linares hay brasero. Y en ningún lugar más del mundo. ¿por qué?


Yo - Hombre, porque, imagínate, quitan el brasero de Linares y los de Linares se vuelven activos, rebeldes e inconformistas y... y todo acaba en una dominación mundial. En realidad es una estrategia política.


...


Él - Me estás demostrando que prefieres desperdiciar tu vida.

Ella - Eres un radical.
Él - Pues muy bien, pues te quiero, imbécil.
Ella - Y yo a ti, cabronazo. Con la mierda ya.

....


Pensamiento 5. Jose y yo
+ Islandia.


Esta ciudad nunca me dejó ganar. Ellos, en cambio, ellos sí, ellos siempre son la jugada ganadora. Paso demasiado tiempo sin ellos. Son lo máximo, el todo, los observo, discutiendo y abrazándose unos minutos después, porque se quieren , porque nos queremos, y nos conocemos lo suficiente como para poder mandarnos a la mierda constantemente y que luego sea mentira.




No quiero estar a salvo de las opciones de volvernos a cruzar. Todo lo que me hace feliz en esta vida acaba pasando, en algún momento, por ellos, dirigiéndose a un punto difuso que me señala él en el infinito. En un infinito donde está ella. Donde estoy yo en mi mejor versión y donde él es el totem.

Capaces de captar hasta el ápice más mínimo, el matiz más ridículo (especialmente el más ridículo) de lo que soy. Sin ningún esfuerzo. 


Son ellos y sus músicas de ascensores. Ellos y sus tormentas. Si existen siempre, así, tal y como son, gigantes, ya será una vida que merezca la pena vivir. Ahora entiendo que el lugar no importa: siempre será Islandia.


Los amo.






Porque Jose y yo sabemos lo que hay que hacer.


Y en tus dedos yo tocaba mis canciones...

viernes, 27 de diciembre de 2013

18. Ahora quisiera explicar que yo no te mentí: Fingí. (Los Piratas. Astrud. Ellos. Parade.)


Pensamiento 1. Están todos. Estoy aquí, con ellos.

Hay cosas que no puedo sentir pero hago como que las siento.

Y me siento bien imaginando cómo sería sentirlo.

Es agradable. Me río de sus chistes, 

pero no los entiendo. 

(Me río como la que más)

Nos abrazamos. Opino y hablo desmesuradamente.

Luego me quedo en silencio, me aparto. Estoy aquí, 

pero no. 

(Nunca lo he estado.)

Dentro y fuera. Centro y periferia.

Lucho porque me importen ciertas cosas.

Pero no puedo.

Pero hago como que sé hacerlo y, en ese intento, ya soy feliz.

Yo tengo cosas que decirles pero no sé en qué idioma.

Nunca podré decírselas. 

Pero están todos, estoy aquí, 

con ellos.

Y esto es lo más cercano al sentimiento de pertenencia por parentesco, a echar raíces, a sentirte parte de algo 

que puedo sentir en la vida normal.

Mi casa está en otro lugar, en el espacio,

dentro del agua o viendo las olas chocar contra las rocas,

en las canciones, en determinado tipo de conversaciones que los incluyen,

(en las que hablo de ellos, de lo maravillosos que son ellos)

en una moto, en observar cómo una moto siempre está ahí.

En los mods, todo lo que me mueve está en los mods

Y en ella.

Y en él.

Y ya está. Ni una cosa más, ni una cosa menos.

Ahí es donde he echado raíces.

Puede sonar cruel, pero no lo es.

Ni siquiera es triste.

(o, al menos, claro, yo no soy capaz de sentir que es triste)

Nadie puede dudar de mi empatía. Pero está enfocada hacia ciertos puntos. En el resto soy como un niño salvaje que no sabe relacionarse pero ha aprendido a fingir que sí. 

Por eso, me golpeo contra todo y me equivoco y entro a comprar tabaco en joyerías. Porque casi nunca estoy en El Mundo Real®

Digo que ni una cosa más, ni una cosa menos, pero no por dármelas de nada. Es que no puedo, sin más. Y ya es lo bastante frustrante. Pero peor es no poder sentir nada.

¿no?

Están todos, estoy aquí con ellos. Estamos todos. 

Algunos de los lugares en los que siento esto los mantengo por mero formalismo, por sistema. O porque esas personas me merecen la pena.

Pero otros, no sé por qué debo seguir manteniéndolos.

Estoy esperando una razón suficientemente fuerte, pero nunca llega. Y no me gusta esperar, soy jodidamente impaciente.

Así que, esquizofrénica perdida, saldré de ahí, ¿viste? Y me reuniré con los otros. (La concha de la lora. La p*ta que me parió), con los que son mi cotidianidad. Y respiraré tranquila por no sentirme un bicho raro, por no tener que fingir y por sentirme, por un rato largo, parte de algo.

Que puede ser llamado hogar, familia, amistad, tierra, país.

Incluso con mayúsculas.

Hogar. Familia. Amistad. Tierra. País.

Pero en mi cabeza esas palabras suenan bastante estériles. Vacías.

Y quizá lo sean. 

Están todos. Estoy aquí con ellos.

Pero, cada vez, lo estoy menos.


Pensamiento 1.1.

No, esa no soy yo.

¿es posible detenerlo a tiempo?

Ahora quisiera explicar que yo no te mentí: fingí. 

(y, me diréis, mentir y fingir es lo mismo, pero resulta que no, que no lo es)

Pero primero, explícame tú: ¿disimular es peor que merodear?

Sea como fuere, resulta agotador y no quiero hacerlo más.


Pensamiento 1.2. Que sólo me importa lo que no me importa, y tú, (bueno pero pues) claro que me importas, y, por eso, no me importas.
Sabiendo lo que sabes que siempre le hago a la gente, ¿cómo pensabas que contigo iba a ser diferente?
Es normal que pienses que soy un monstruo porque no he llorado y estoy tan entera.


Haber estado allí, me da lo mismo. Esto es así. Me hablas de esto y me hablas de aquello y yo los echo de menos también. (entonces, y sólo entonces)


Pensamiento 1.3. Porque siempre despiertos quisimos soñar con ver las maravillas de una vida normal. Los dos sabemos todo lo que opina la gente, las cosas que decimos no parecen decentes. Mi mundo, tu mundo, los dos son igual. Si el resto de la tierra pasa y nos mira mal, los dos sabemos lo que pasa por nuestra mente, porque ahora sabemos que somos diferentes, ya. Sé que podremos irnos a otro lugar, huir del mapa o ver otra cuidad, conocer gente, salir, pasarlo bien, y no hará falta que movamos los pies. Cuando tu frente sea el único lugar en el que quepa, estoy ya dispuesto a entrar, y no habrá quejas, no habrá reclamación, se darán cuenta de que juntos, tú y yo, sabrán que ya no hay nada mejor. 


Pensamiento 1.4. Escucho lo que piensas. Eres como una radio. Emites pensamientos que rápido te capto. El mundo es una radio para mí. No veo la diferencia que va de lo que piensas a lo que hablas. No soy Dios, pero tengo un don que nunca usaré para hacer el mal ¿o sí? Oyendo tus palabras no consigo entenderte: tu longitud de onda me muestra intenciones diferentes que me escondes. 

Aquí iría una última canción. Radio, de Parade (del disco Consecuencias de un mal uso de la electricidad), pero no la encuentro por ningún lado y Spotify no es compatible con mi p*to sistema operativo...ni conmigo, en general)

jueves, 26 de diciembre de 2013

17. Sobras. (What a waste!) - Blur vs. nadie. The Who. Niños Mutantes. Las Vulpes. Ian Dury and the Blockheads.



Pensamiento 1: Las sobras.

Ian Dury, no me digas más...

lo cual me recuerda a esta foto...
De esta guisa presentaba yo mi novela, ¿vale?
O sea, pero porque tiene relación con la trama ¿eh?



Las sobras son eso, sobras. Lo que ha quedado del festín. Lo que no quiso nadie.

Sobras.

Las sobras sobran. Puedes comer un día o dos después pero... acaban sobrando. Y son por naturaleza despreciadas y despreciables, 

y deben serlo.

Supongo.

Yo quiero no ser una sobra. (cuando digo esto se me viene a la cabeza "Me gusta ser una zorra", de Las Vulpes, que aprovecho para dedicar a C.)

Y quiero que las sobras se vayan.

Que nadie las recuerde ni las recoja

porque llega otro festín mejor.

Por eso, no entiendo cuando intentan meterme las sobras por un tubo.

Que te las comas. Que no las tires. 

Que las deposites encima de la mesa, junto a las llaves. A ver cómo se descomponen. A ver cómo te descomponen.

Y luego qué. Luego admirando. Las sobras.

Eso ya lo hice una vez.

Y no quiero sentirme más así.

Lo siento, pero es que no te soporto.

Y es todo un logro, no "no soporto" a mucha gente.

¿sería un buen propósito de Año Nuevo zanjar el tema de las sobras? ¿resulta viable dar carpetazo a ciertos asuntos?

¡Que sea sí, que sea sí!

---

Pensamiento 2: Verano bien.

- Estate bien.

- Estate es verano en italiano. Y, cuando me dices eso, pienso en "verano bien". Y es muy gracioso. Te pones con un gesto muy serio para decirme "verano bien".

- Pues verano bien. - insiste, con gesto serio.

- Estate buono. Ottimo. Grande. Meraviglioso. - pienso yo.

¿Lejos? 

¿Quién tiene mi cuaderno de viaje? 

Está lejos (ella+el cuaderno). Metafóricamente hablando. Y me pongo triste.

Tal vez haya sido un espejismo [Ella, mi cuaderno de viaje, mi viaje, ellos, la ciclogénesis,... ] 

(y no sé si podría soportarlo)

Pero oigo Verano Bien y, de repente, it fuckin' works.

---

Pensamiento 3: Bibliotecas.

Desde la biblioteca de Benidorm te llega el olor del mar. Porque está justo ahí, metida en la playa.
Desde la biblioteca de Sant Feliu de Guixols sé dónde está mi hogar.
Desde la biblioteca de la Facultad se acercan personas a decirme algo al oído constantemente. Y siento algo muy parecido a la plenitud, a sentirme parte de algo (de eso hablaré mañana).

---

Pensamiento 4: Trapecista.

No sé si no te fiabas de mí o de ti misma. Debiste fiarte más y yo fiarme menos.

Pero supe compensarlo.

Fue lo que fue, y hubiese sido mejor 

pero no vivimos para contarlo.

Yo guardaré tristeza y frustración. Pero no soy aquello que quisiste ver en mí.

Y que no fui, porque no soy eso. Sencillamente.

Mírame con unos ojos, y una nariz que sepa entender.

Que no crezca.

Limpios. Claros. Sonrientes. Así sí.

De lo contrario, tienes que entender que vuele lejos.

Lejos. Todo está lejos.

Me contarán que te han visto por ahí con buena pinta,

que las arrugan aparecen en tu piel y la mejoran.

Y será un poco jodido.

Esto no es ni un adiós ni un reproche. 

Más quisiera(s).

Es lo bueno de lo que me une a los demás. De lo que me une a ti 

yo tampoco quisiera verlo morir.

(como quiero ver morir las sobras)





---

Pensamiento 5: Blur vs. who?

Una dignísima manera de recoger el testigo mod es llamarse Blur.

Bueno, en general con no llamarse Oasis ya va bien.

Esto es Benidorm e ir en moto y aparcar para patinar y quitarse los patines para salir corriendo hacia el mar y volver hecha unos zorros.

Me gusta ser una zorra.



Why don't you all f-fade away (Talkin' 'bout my generation)
And don't try to d-dig what we all s-s-say (Talkin' 'bout my generation)
I'm not trying to 'cause a b-big s-s-sensation (Talkin' 'bout my generation)
I'm just talkin' 'bout my g-g-generation (Talkin' 'bout my generation)


I'm leaving town to run away. Run into your twisted arms. No queues and there's no panic there. Just dangling your feet in the grass. My lack of natural luster now seems to be losing me friends. So, in the abscence of a way of life, just repeat this again and again...and again. Hey! Hey come out tonight!



---

Pensamiento 6: Inés. Marta. Gracias. (y-lo-pongo-con-todas-las-letras)

---

Pensamiento redundante: Espera, me lo anoto en la lista de las cosas que me importan una mierda. Prefiero pensar en... Mírame a la cara y dime que tú y yo no termina.

La Vida Total. La Vita Nuova. Está allí, casi la puedo tocar. 

Sorry. No losers.

Sobras. Qué gran festín.

What a waste. What a waste. What a waste.



[seguramente a lo de "sobras" se dará por aludida cualquier persona menos la que es. Es lo característico de este tipo de personalidades tan empáticas y tan poco aptas para la hermenéutica]