miércoles, 25 de diciembre de 2013

16. La ciclogénesis explosiva.

Pensamiento único:

Me ahogo, así que salgo.

Desde mi posición privilegiada veo horizonte y no edificios.

Sólo uno. 

Mi favorito.

El ambiente es como cuando ya está muy cerca el planeta "Melancolía". Mucho aire, mucha agua y una especie de calor que también es frío, una densidad que avisa de que las tejas van a volar, las farolas se van a doblar.

Pero aquí no hay nada que pueda doblarse, no hay farolas, sólo horizonte y un edificio.

Así que respiro. "Sal a las cinco de la mañana, estés donde estés, sal a la calle, te va a encantar." - dijo él.

Miro el reloj. Son las cinco de la mañana. Casualidad o no, le he hecho caso.

Disfruto del espectáculo. Porque no hay fin del mundo por llegar. Eso ya pasó.

La ciclogénesis explosiva. 

Anunciando algo que yo no quiero ver. Porque no va a arrastrarme.

(No ahora.)

---


(Pronto una sesión con la banda sonora de todo esto...)