miércoles, 5 de marzo de 2014

Porque el caos.




No he sabido jugar bien mis cartas usar por una vez mi inteligencia la partida de ajedrez elaborar una estrategia la esperanza matemática la guerra ganarla o perderla es que yo soy una persona que no puede creer lo retorcida que es la mente y mi mente y todas las mentesquieren arrancar porque tarde o temprano nos iba a llegar lamierda de los capataces yo lo avisé y si algo caracteriza a un capazat capataz es que es capaz de hacer sufrir lo máximo antes de dejar el mundo y

aún no puedo creer lo retorcida que es la metne  humana, mente humana y

esta noche, cuando vayas a su casa a consolarla y a que te consuele por el eje del mal y la culpa y todo eso, antes de empezar a follar nadie-sabe-cómo-ha-ocurrido-pero-yo-te-quiero

¿podrías pedirle mi libro?

Crees que es hermoso pensar que la gente se una en lo podrido pero para eso hay que estar podrido previamente y yo no estoy podrida, al menos no en eso. No me vayas a escribir cuando se vaya totalmente enajenada porque mientras estaba no pensaste en escribirme.

Las seis y diez y no se han conectado, están.
Las siete y diez y no se han conectado, están.
Las ocho y diez y no se han conectado, están.
Silencio.
Las nueve y diez y no se han conectado, brotes por todos lados sólo quiero dormir.

Dolor.

yo tuve un sueño premonitorio sin ser Sandro Rey y sentía exactamente esto que estoy sintiendo ahora:

que tú no existes
no existes
y no hay posibilidad de que vuelvas a existir porque ya eres otra
persona por partida doble.

Las historias se repiten y somos tan vagos como para no generar finalesnuevos. Las
historias se repiten y
lazos tan fuertes se destruyen para siempre por una mentira detrás de otra mentira que va detrás de aquella otra mentira
las historias se repiten y tú eres la única historia que no se me atraganta. Para mí es una putada que existas porque es que incitas a pensar que el resto de los humanos de algún modo tienen que parecerse a ti pero no. La verdad no lo parecen. no lo parecen la verdad al menos esos otros humanos que ahora tengo miedo de que llamen a mi puerta como los testigos de Jehová los domingos o pánico atroz de la posibilidad de encontrármelos por la calle o de que estén en el bar y hay mucha gente como para estar mirando a las caras de todos y por eso no quiero mirar caras nunca másy evitaría en la medida de lo posible mirar caras cruzarme con ninguna si no fuera porque tengo espejo y enmi casa es igual de peligroso entonces. Y no quiero volver. Y no sé cómo volver. Y entonces le doy vueltas a qué me mueve a no poder entender ciertas cosas que los patrones de conducta me llevan a descubrir antes de que ocurran y encontes entonces le doy vueltas a qué me mueve a y entonces tengo que protegerme de nuevo y cada mañana me pregunto por qué me tengo que proteger de tantas cosas u ocultar lo que soy y entonces entiendo que no puedo tener tanta suerte de que el alivio venga como la salsa roquefort, sin pedirlo, sin avisar como cuando te ponen pepsi en vez de una coca cola pero como si me gustasen la pepsi y el roquefort. Siemplemente tengo que

Adiós mundo Curiel, no, adiós mundo cruel.
Hola ella.

Mirarla hasta llorar

y, como hacen los bebés cuando no enfocan bien,

tocar algo difuso en el aire que en realidad puede estar más cerca o más lejos

pero no importa porque estar, está.

Y viene hacia aquí
y se hace el silencio
porque el resto está demasiado contaminado de
todo lo que no es ella:
un manantial que nace en lo alto de una roca ajeno a otra cosa que no sean las leyes de la gravedad y la fuerza para caer

a pesar de cualquiera

sobre mí

conociendo todo el dolor del mundo, de los hijos de puta de los capataces, conociéndolo de primera mano y, aún así, a pesar de las cicatrices y todo lo despeinado y las heridas abiertas,

no ha sido capaz jamás de contaminarse

como los gatos apaleados de las obras de mi calle.

como las miradas de los gatos apaleados de las obras de mi calle.

Y tenía miedo porque no sabía cómo volver y
resulta que es que no me había ido.

¿por qué no puedo vomitar esto y quedarme tranquila durmiendo en su regazo?

Cuando en mis libretas escribo esto al menos tiene algo más de sentido que aquellos mantras. Podían estar llenas de tu regazo y no de mantras. Pero cada vez están más llenas de mantras y menos de tu regazo y de repente creo que estoy en la obligación de invertir el proceso.

Ese es el panorama.
Esto es lo que hay en de mis miles de libretas cuando sé que no la va a leer nadie (sería demasiado violento), que no hay ninguna posibilidad de eso y mantras y bichos al pasar la página pero nunca están las matemáticas al mirar a través de la ventana. En la literatura no hay matemáticas tampoco por eso corrí hacia ella como una idiota.

Y ahora me estoy liberando un poco del peso de mi secreto y me siento menos culpable.

Y ya no quiero volver a oír hablar del tema.

Pero esto no va a ocurrir porque el caos.

(Libreta ZapBook A5. 40 kit-kat. Todo lo que escribo habla de números.)