martes, 20 de mayo de 2014

Él ha comido caca, Tumblr.



    Pero, ¿¿cómo es posible que alguien coma caca??

Lo pregunta con los brazos alzados al cielo, como esperando una respuesta de un dios menor o de la lámpara.

- Pues lo es.
- No es posible, ¿por qué?
- Por muchas razones que no vienen al caso.

Decide sentarse, pero se queda con la mirada perdida un rato. Estamos leyendo una novela que empieza así:

Imaginemos a una mujer que al volver a casa sorprende a su marido inspeccionando con un palito su propia mierda.” Hemos seguido leyendo, pero cuando ella encuentra algo que la aturde sobremanera se queda ahí. Y“ahí” es un lugar en el que puede estar 257 años perfectamente.

Sigo leyendo, fingiendo que no está “ahí”. En un momento dado, no lo soporta, cierra el libro y repite:

- Pero, ¿cómo es posible que alguien coma caca?

Se mueve espasmódicamente en plan Hitler en un discurso.

Esa es la razón por la que ahora continuamos con un libro de trastornos estúpidos, leyendo acerca del mal de Capgras.

Es la recta final de un camino que acaba por agotamiento. Venimos del spleen, del jazz cantado a lo Sigur Ros, de la terrible decisión sobre cual es la mejor marca de salsa barbacoa, si es mejor dar pecho o biberón, de observar detenidamente los granos de un café soluble que parecían restos de Pompeya, de debatir la idiosincrasia propia de los cactus(muertos), sobre qué tipo de camisetas enseñan pechos con suma facilidad y de oh,diosmiovamosameternosenelcuartodebañodelbarahoraquenonosvenadie.

Acabo derramándome del sofá mientras ella se derrite en mi pierna. No podemos más.

- Estoy afónica, le digo.
- Maldita sea, dice.

La miro y pienso que somos dos exprimidores, que no paran de estrujar la naranja hasta que no queda una gota de zumo por obtener.

Como una mosca cojonera, como un profesor de spinning. Como la furgoneta que pasa a las nueve vendiendo tres melones manchegos por cinco euros. Como los testigos de Jehová a los que hemos atendido amablemente porque el señor del folleto que tenían en las manos estaba claramente influenciado por Iker Casillas.

Y lo queríamos.


No exagero...y de esto ya hay un debate en mi Facebook...


* * *

Todo lo que somos está siempre centrifugando, centrifugando escandalosamente y a revoluciones insultantes.

El amor en el fondo es una victoria por agotamiento: alguien que es capaz de sobreestimularte, explotar, de romper la barrera del sonido aportando a tu vida un concentrado de todo-aquello-que-es-importante, pero rallando lo absurdo porque así es más divertido. Belleza por desequilibrio, apareciendo aleatoriamente en capas de tags.


Soy tu Tumblr. - le digo. - Ya está. Y tú el mío.
- Pero, ¿¿cómo es posible que alguien coma caca??


Y le rasco la cabeza hasta que volvemos a empezar...