lunes, 30 de junio de 2014

Blog Hop Project 2014: Así escribo mi blog.

Vale, Blog Hop Project (¡googuelead, maldita sea!) es un proyecto para crear una red de bloggers a nivel internacional en el que cada nuevo integrante propone a otros tres y así la cosa va creciendo, como la panza de los casados o las mentiras piadosas. Los bloggers, al unirse al proyecto, comparten sus procesos de creación y

bueno, todo esto puede ser confuso de explicar porque yo me entero de las cosas como las piedras y ahora solo puedo imaginarme una panza-de-casados mundial que, en vez de estar conformada por tapitas, está rellena de bloggers. O sea, que, básicamente, voy a predicar con el ejemplo y espero que echéis mano de vuestro "Curso de Hermenéutica para Desempleados y Casquivanos" y saquéis algo en claro.

El caso es que como siempre estoy llorando, urdiendo venganzas o maldiciendo en arameo porque el mundo de los bloggers está casi muerto, pues cuando Merche Maldonado me dijo que me había elegido a mí para continuar la movida yo dije ¡sí! ¡yo la voy a continuar! ¡Viva el blog! ¡Viva Honduras! y entonces aquí estoy hablando de lo que escribo y cómo lo escribo y pasando la patata caliente, después de haber recuperado la compostura.

Otra cosa es que mi entrada sea demasiado deficiente, esperemos que no.

Bien, pues...

1. Merche tiene un blog de Psicología, Coaching, Mindfulness y Palabras. Lleva años dedicada a ello. Yo la conocí de alguna manera que no recuerdo, con Iván Ferreiro delante (o detrás) el caso es que fue hace millones de años. Es bonito cuando conoces a la gente de hace millones de años.

2. Merche escribió esto sobre mí:





Así que os informo de que soy todounejemplar y una persona refrescante (a pesar de que mi temperatura corporal ronda los 83 grados), soy profunda y carismática y podéis usar todo ello para odiarme un poquito, no tanto como yo os odio a vosotros, hijos de puta.

Y estoy loca del coño, se ve.

Ahora, las tres personas a las que propongo son: (sí, he cambiado el orden del protocolo)
He de decir que me ha costado mucho elegir solo a tres, así que consideraos la hostia o que esto es un recordatorio de que me debéis dinero.

1. Inés: Vertedero de placeres azules.

Inés me escribió porque leyó algo mío publicado en algún lugar, en algún momento (como veis, suelo recordar bastante bien cómo conozco a las personas). Es mi protegida aunque no sé muy bien por qué, creo que es porque me saca de mis casillas y le prometí heredar mi biblioteca (sólo si muero por causas naturales y no envuelta en un misterioso asesinato, ejem)

Esta es Inés:



Y ahora, voy a responder a la pregunta 3 de las 4 que debo responder (me vuelvo a saltar el protocolo). La pregunta 3 es:

¿por qué escribo lo que escribo?


La respuesta es:

1. Porque no sé no hacerlo. Porque me siento horrible cuando no lo hago. Porque me ayuda a analizar y descifrar el mundo. El mundo es algo que no entiendo.


2. Por cosas como esta y por personas como esta (no lo acentúo porque según las nuevas normas de la RAE no se acentúa "esta", ¿vale?)




Es decir, una persona que no me conoce de nada encuentra algo mío y lo lee y le gusta y a continuación  hace algo con ello: hay personas que me han escrito porque tienen algo que he escrito pegado en su corcho del salón, otras porque se ponen con alguien a escuchar una de mis sesiones y después se han besado y creen (ilusos) que ha sido por escuchar la sesión; otras porque me leen en el metro, de vuelta a casa. O porque les ha inspirado o recordado algo. Yo escribo por cosas así, me parecen conexiones mágicas y que le dan sentido a lo que hago.

Espero que ahora Inés tenga también una razón para que en su blog no salga aquello de "No hay ninguna entrada". Quieres escribir, así que hazlo.


Bien, sigamos:

2. Esperanza. Las hojas vuelven.

Voy a describir a Espe con lo que dije en Facebook sobre ella (ahora tengo que encontrarlo, gracias a mi maldita verborrea en las redes sociales)


Ah, aquí está:


Espe y yo, cuerpos del deseo.



Espe tiene un blog de lectura pausada, en el que habla de literaturas y vivencias personales. Un tesoro en medio de tanto blog de vendedores de humo que hay por ahí.

Vale, continuamos para bingo:

3. Jorge Porrúa.  A golpe de tecla.

Aprovecho para decir que me tienes aburrida de tu foto de perfil.


A Jorge sí recuerdo cómo lo conocí. Pero como temo que ambos perdamos la dignidad o la ganemos para siempre, no lo voy a decir. Su apellido lo delata y es una gran persona, que soporta sin una queja mi caos a la hora de hacer cualquier cosa literaria. Loado sea por ello.

Tiene un blog en el que yo también participo (E Ypinti :). Y escribe fantásticamente bien. 

Dejo algo que hicimos hace tiempo. Texto suyo e ilustración mía.





Vale, ya he pasado los tres testigos. Me ha costado mucho elegir a tres, de verdad, y me he dejado a mucha gente fuera a la que también me haría mucha ilusión incluir (alguien del 19, mi próxima vecina S., etc) pero estas tres personas son fantásticas así que los demás tendréis que adularme más o recurrir a rastreros favores sexuales para la próxima vez. 

Recordad que para el lunes que viene tenéis que escribir un post en vuestro blog siguiendo el proyecto y eligiendo a tres continuadores.

...

Bien, ahora voy a responder a las preguntas que me faltan.

1. ¿sobre qué estoy escribiendo actualmente?

Pues, ahora mismo, en el blog escribo poco, y, cuando lo hago, es porque he alcanzado un punto de lucidez y tiempo o que estoy completamente loca (creo que es fácilmente identificable cada uno de los casos)

Últimamente estoy escribiendo de los serial killers como representación del héroe pos(t)moderno. Pero tiene su porqué.

2. ¿en qué difiere mi escritura de la de otros que desarrollan el mismo género?

No sé si existo dentro de un género, que supongo que sí, aunque tampoco me he parado a pensarlo mucho porque no me gustan los géneros en general (vale, es que la asignatura "géneros literarios" me espera en septiembre)

En cualquier caso, no copio, que creo que es algo valioso en un momento en el que todo el mundo es megacreativo sin serlo. No escribo humo, escribo porque lo necesito y lo que escribo es algo que siento de verdad, que me explota en el pecho. Y odio cuando me copian, no creo en eso de que nada es de nadie, por la razón antes expuesta.

4. ¿cómo es mi proceso de escritura?

Escribo mucho en libretas, de forma compulsiva, durante todo el día. A veces siento que tengo que decir algo en el blog. Abro el ordenador (confío en que no se quede pillado), me meto en el blog y empiezo a escribir. Luego le doy a publicar, casi nunca releo lo que he escrito porque entonces empieza a dejar de ser lo que quería decir.

Escribo a toneladas, pero me es difícil usarlo para algo porque siento que en cuanto acabo deja de tener validez. Además, soy un caos (todos mis archivos suelen llamarse "asdfg") y, de lo que escribo en libreta, me cuesta horrores entender mi letra.



Dicho esto, esta es mi aportación al Blog Hop Project. Espero que la cadena siga. :)

lunes, 2 de junio de 2014

Yo abdico. (Reyes que hacen un Julieta Venegas+venas+McDonald's+testamentos en vida+austeridad+Epic Moments+Weetabix®+Crocs®)




Pensamiento 1.

A la enfermera se le iban los ojos mirando mi vena.

- Esa vena. Esa vena y no otra. - me miraba mientras pinchaba a mi compañera de habitación, que era resueltamente ignorada.

- Ya, pero esa ya no da juego. Tiene que ser otra. - proclamaba yo, temiéndome lo peor.

Estoy en la séptima planta del hospital. Hacía tiempo que no venía por aquí y, momentos después de ser mirada con deseo-no-sexual, estoy más agujereada de la cuenta porque "esa vena y no otra" era la única válida para sacarme/meterme cosas. Pero ya no da para más.

Me gusta esta planta porque es la mía de cuando la-cosa-no-está-bien-pero-tampoco-está-para-encomendarse-a-los-dioses. Me gusta porque su ventana da al McDonald's y no al cementerio (no sé qué fue primero, si el huevo o la gallina, pero... ¡cuanta lucidez arquitectónica situar un hospital al lado de un cementerio!) y me gusta porque mi habitación acaba siendo el rincón de tertulias de la planta, donde acuden enfermeras, otros pacientes, familiares, celadores y vendedores de la ONCE. Y todo resulta más ameno, dentro de la no-amenidad del olor a esterilizador y el color mitad blanco/mitad mugre de los hospitales públicos.

Hablamos de la muerte. En un hospital, siempre se acaba hablando de la muerte igual que en un ascensor siempre se acaba hablando del frío/ola de calor/lluvia/ventiscas y otros accidentes meteorológicos. Yo escondo mi pánico hacia ella diciendo que quiero una estatua imperial sobre mi tumba y que se convierta en un lugar de peregrinaje. Mi madre discute con una señora acerca de si hacer un testamento en vida es o no pecado. Ambas se apoyan en los argumentos de sus párrocos, que al parecer se contradicen bastante pero afirman tener línea directa con Dios.

- Nenas, poned la tele.

Todas miramos hacia la puerta en la que se había generado una enfermera de forma espontánea. Después, miramos al unísono, como en un partido de tenis, hacia la ranura de la tele que limita con un cartel que reza:

"20 min. 1 euro"

Acto seguido, volvemos a mirar hacia la enfermera de la que brotó la sugerencia, que a su vez nos devuelve la mirada y desaprueba con repulsión poco disimulada nuestra austeridad.

"Es que el rey ha abdicao", dice.

Seis décimas después, una multitud austera se arremolina en torno a mi móvil, y vemos a Rajoy, mientras se gestan tímidas disputas para pillar mejor posición en el epicentro de la información,

que era yo (en mi primer paso hacia mi proyecto de estatua imperial y peregrinaje)

Nadie acaba de entender muy bien qué ha dicho Rajoy, tal vez por su tendencia a irse por peteneras, tal vez por su acento tope-seductor,tía. Lo único claro es que el rey abdica, porque debajo de Rajoy, hay un cartel que reza:

"El rey abdica"

...


Pensamiento 2.


Han pasado algunas horas desde aquel "Nenas, poned la tele" ("Nenas" es un concepto que suele usarse entre enfermeras sin distinción de sexo) A estas alturas, dudo de que haya nadie que no se haya enterado de la abdicación (que no abducción). Dudo de que haya un solo españolito o residente que no haya visto, al menos, seis veces, el mensaje de un rey cansado ni, al menos, diez tertulias donde se analizan las fotos que acompañan la escena, los planos, la corbata, los tics... mientras de fondo aparecen imágenes en bucle acerca de los Epic Moments del susodicho. 

Al menos, quedarán en el archivo para cuando muera, y eso es trabajo adelantado.

Porque eso parece, que alguien ha muerto.

...

Pensamiento 3.

Me dirijo hacia M. y le digo muy seria: Abdico. Así, para ver cómo suena. Luego, con el mismo gesto y ya con más solemnidad, lo repito con mi madre, y, pasada una media hora, ya he abdicado delante de todo aquel que me cruzo. Hasta he abdicado públicamente en Facebook. 




Abdicar suena a fracaso. También a esto-no-da-para-más. Como mi vena. Esa vena y no otra. Ya, pero esa no da juego. Suena a que algo, aparte de mí, está más agujereado de la cuenta. Abdicar suena a derrota estrepitosa, a dejar el muerto a otro, también a pies para qué os quiero. 

Abdicar suena hasta comprensible.




...

Pensamiento 4. 

¿se puede abdicar de uno mismo? ¿es pecado, como hacer un testamento en vida? ¿Se puede uno despertar un día, poner dos fotos elegidas estratégicamente para lanzar un mensaje de tranquilidad, de continuidad, de "todo atado y bien atado", grabarse y colgarlo en Facebook, con un cartel que rece:

"Yo abdico"

Y, a continuación, proceder a mandar a tomar por culo todo lo que es la vida de uno, alegando que otro lo haría mejor, que otro está muy preparado?

Debería poderse. Abdicar debería ser un verbo que pueda usarse en referencia a cualquiera que piense que lo mejor es irse.

"Es probable que, lo merezca pero no lo quiero por eso me voy" decía Julieta Venegas...

Abdicar, como el suicidio, como desayunar Weetabix®, como llevar Crocs®, son ese tipo de cosas que no llego a saber si es de sabios o de cobardes.


O de ambas cosas.

Chi lo sa...



Cuando yo me suicide, lo haré con esto...

El mayor desprestigio de imagen pública, a no ser que seas Frank en la jungla....








....

[No ha sido el único momento surrealista del día...]