viernes, 19 de diciembre de 2014

Pensamiento 3 // [Inserte aquí por mí un título suficientemente atrayente] + #LosPiratas

Después de tirar dos veces el móvil en el bus y formar un espectáculo para conseguir que vuelva a mí, espectáculo que incluye, por supuesto, que el chófer tenga que parar porque nadie sabe cómo, el móvil ha salido propulsado hacia la carretera. Después de eso y después de caerme en el bus tras un cambio de marchas, de abrirme una coca cola y que me estalle en la cara, de desear quitarme toda la ropa y correr por la Facultad desnuda, gritando a la cara de cada estudiante de nuevo ingreso que pare esto, que alguien lo pare como sea por dios, después de todo, todo no era suficiente y veo mi ciudad desaparecer, cada vez más a lo lejos, y respiro de alivio y de miedo, y pienso si he cerrado el gas y después pienso en que yo no tengo gas. 

Y empiezo mi ayuno no voluntario mientras todos-los-demás hacen cenas de empresa, comidas familiares, meriendas amistosas e incluso brunch.


Y los miro y los odio, porque comen y yo no, yo no como. Como en los años 90, pienso que estar por afuera no es como estar por las calles y caminar aunque llueva, aunque caigan granizos del tamaño de un satélite perdido para salvarte de un diluvio del que no soy capaz. Creador vs. yo. Tormentas de la Naturaleza vs. yo, desvíos de llamada vs. yo. 


Lista negra.

Un año, un desván deshabitado, como hiciste en septiembre, cada vez. Cada vez. Todas y cada una de las veces. Tus vacaciones de lo nuestro como en los años 90, muchas versiones de algo. Telediarios. Son los problemas de siempre, reducidas a cenizas tú y yo vas-a-tener-que-escucharme-vas-a-tener-que-aceptarlo-vas-a-tener-que-pararme, vas-a-tener-que

No consigues contenerte.


Finales constantes, alternativos, estúpidos, incoherentes. Finales 
al fin y al cabo, uno detrás de otro puestos en fila, colas llenas de personas esperando en las paradas.

Son estos días los que me sacan de quicio, 


Y me eliges, 

y me persigues, 
y me espías 
sin sentido. Como no comer como
los años 90 como
mi móvil saliendo propulsado hacia la carretera, el chófer parando. El móvil orbitando antes de estrellarse. Todos mirando.

Así yo.